Etiqueta: Miranda de Ebro

Miranda de Ebro (Burgos) se origina como la ciudad celtibérica de los Autrigones en la frontera con los Berones. Deobriga aparece mencionada por primera vez a comienzos del siglo II en el libro Geographia de Ptolomeo que aporta datos imprecisos de su localización en territorio autrigón. Actualmente la teoría más aceptada, y difundida tras varias exploraciones arqueológicas, es la ubicación de Deobriga en el extenso yacimiento de Arce Mirapérez. El significado de este sonoro nombre originario de la ciudad también es controvertido; pero si tenemos en cuenta que la ciudad se funda en el territorio de la lengua celtibérica en un periodo situado en el siglo I AC, cuando la dominación romana de la península ya ha comenzado es posible que sea un topónimo mixto del latín y celta cuyo significado literal sea Deobriga = “ciudad de los dioses”

En la Edad Media, Miranda de Ebro es protagonista del proceso de repoblación castellana del valle del Ebro que se consolida gracias a la Carta Fuero de Repoblación, concedido por Alfonso VI en el año 1099 muy relacionado con el paso sobre el puente del Río Ebro donde debían tributar todas las mercancías procedentes de los reinos vecinos.

Desde su origen destaca como ciudad de comercio y mercado. Los reyes Alfonso X el Sabio, y después Alfonso XI otorgaran a Miranda el privilegio de celebrar primero la denominada “Feria de Mayo” y también una segunda Feria denominada “del Angel” o “de Marzo”, celebraciones festivas y comerciales que aún se mantienen en la actualidad.

Finalmente en el siglo XIV, Miranda de Ebro se amuralla y culmina la construcción de un extenso castillo en el Cerro de la Picota, mientras los barrios se diseminan por la ladera del cerro hasta el río formando el barrio de “Aquende” actualmente conocido como “Casco Viejo” e incluso se traspasa el río y se forma otro barrio al otro lado del río formando el barrio de “Allende” donde actualmente se sitúa la mayoría de la ciudad contemporánea.

En el siglo XX la creciente industrialización convierte a Miranda de Ebro en una ciudad próspera y moderna. Los pisos en Miranda de Ebro se construyen como barrios modernos en cuadrícula en la margen izquierda del Ebro (Allende), potenciando una ciudad amplia, tranquila y prospera con empresas y comercios.

En la actualidad, en Miranda de Ebro, como “Ciudad de vida lenta” los parques jardines y zonas peatonales se han extendido. A su vez el sector comercial diversificado es otro elemento característico de la actividad cotidiana de la ciudad.